#13 Aventuras, buenos y malos.

¿De qué tratan los libros de aventuras, esos libros que divierten y emocionan, que aumentan las ganas de vivir? Contado de forma muy simple, el argumento básico de la aventura es así: unos personajes buenos quieren hacer algo, o lograr algo, o solucionar algo, pero hay personajes malos que lo impiden. Entonces los buenos luchan contra los malos. Si ganan los buenos, decimos que la historia acaba bien, y si ganan los malos, entonces acaba mal. Y sin embargo…

Sin embargo, las cosas no son tan sencillas. A veces los buenos no son tan buenos como nos los quieren pintar: en ocasiones también hacen daño a otros, aunque sea con las mejores intenciones. Y los malos pueden ser malos de muchas maneras, unas peores y otras bastante soportables.

Os confieso que a mí, en ocasiones, me resultan más simpáticos que los buenos, quizás porque yo también sea mala como ellos. Es característico de los malos poseer astucia, esa inteligencia para arruinarle el día al bueno, que muchas veces es una persona inocente y encantadora, terriblemente confiada y sincera, y el malo aprovecha eso.

Además, a los malos hay que agradecerles al menos una cosa y, es que si no fuera por ellos, las historias serían aburridísimas. Una historia en la que todo el mundo es bueno es como una hamburguesa de cartón y sin papas fritas.

Pero, ¿por qué los malos son malos? Y sí, tiene que haber una razón lógica y concreta, no puede odiarlos nada más porque sí, es importante que quede claro para el lector por qué el malo es malo, sí no hay una razón, a la historia le falta argumento.

Si pensamos en las historias, hay varias causas típicas:

1. Ansias de poder: quiere dinero, más tierras, dominar el mundo, lo típico. Buscará contactos y formas de obtener aliados a quienes luego traicionará para ser el único amo del universo.

2. Envidia: el bueno es exitoso en la vida, el malo tiene celos e intenta arruinarlo por todos los medios posibles, incluso matarlo.

3. Venganza: muchas veces, los buenos son bobos, y pueden dañar sin intención de hacerlo. Por eso es que después llega un malo a intentar borrarlos del mapa.

Siempre hay un punto de la historia donde los malos están a punto de ganar, y los buenos se desesperan y creen estar perdidos. Y llegamos a ese punto crítico, casi siempre por un error que cometieron los buenos:

  1. Subestimar al adversario: creer que es menos peligroso de lo que realmente es, no toman las precauciones necesarias y en un momento todo se arruina y están atrapados.
  2. Confiar en quien no deben: hay un malo infiltrado entre los buenos, o un bueno traiciona a los otros y se vuelve malo.
  3. Divisiones en el equipo bueno: discuten entre ellos, no se ponen de acuerdo en el plan y esas cosas. Por culpa de eso, los malos los pillan por sorpresa y desprevenidos, y las cosas se ponen feas.

¿Cómo hacen los buenos para salir del aprieto?

  1. Llega algún aliado al rescate.
  2. Uno de los buenos muere para salvar al resto.
  3. A alguien se le ocurre un plan genial y salva la situación.
  4. El bueno y el malo se enfrentan y el bueno gana.

Conste que esta reflexión sobre buenos y malos esta hecha pensando en los libros de aventuras, pero se puede aplicar a otras categorías de literatura.

Muchas gracias por leer, cualquier duda o consejo que necesitéis, estaré aquí disponible, puede ser en un comentario o mensaje privado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *